Emilie de Ravin: “Lost sigue tan confuso como siempre.”

Emilie de Ravin: “Lost sigue tan confuso como siempre.”

0
Compartir

Sobre el final de Lost:
“Todavía no sé cómo termina. No tengo ni idea. Es tan confuso como siempre. Todavía nos quedan unas semanas más de rodaje, así que me sorprendo constantemente cuando recibo un guión nuevo. Es increíble las cosas que se les ocurren, pero en el mejor sentido. Esta vez Claire es una persona distinta, es una Claire nueva, así que ha sido divertido entender su viaje.”

En la última temporada se ha sentido como en la primera:
“Sinceramente, creo que mis momentos favoritos eran al principio de la serie, cuando el reparto original trabajaba junto y pasábamos el rato. Esta última temporada ha sido como los viejos tiempos. Es agradable volver a eso dejando a un lado el hecho de que termine, lo cual es triste. Pero prefiero que acabe mientras la serie sea buena y la gente esté interesada, en vez de ir apagándose. Pero lo echaré de menos.”

No echará de menos el sol y las olas:
“Hawái es increíblemente precioso, pero acabas cansándote de ir a la playa todos los días. Cuando vuelvo a Los Ángeles, no voy a la playa tanto como pensaba que iría cuando me mudé desde Australia. Pensaba, “L.A., es todo playa.’ Pero a no ser que vivas en Santa Mónica o Malibu, está lejos.”

O los insectos:
“En Hawái son muy molestas las moscas, mosquitos, y todo eso. En Los Ángeles no hay muchos insectos. Creo que todos mueren por la contaminación. Todos emigran al norte. ¿Cuándo se ven moscas en L.A.? Pero me encantan las arañas. Matan a todo lo malo que no quieres a tu alrededor. Así que me parecen bien.”

Recordando su armario minimalista como náufrago:
“Era gracioso, porque pudimos buscar en las maletas de otras personas y tomar las cosas que no nos quedaban bien y cortarlas. Estuvo bien no pensar por una vez, ‘Dios, ¿esto me hace el culo grande?'”

Pero no tiene miedo a volar:
“Soy muy buena pasajera. Nunca me dio demasiado miedo. Es mucho más seguro que conducir un coche. Creo que lo que le da miedo a la gente, lo cual a mí también en cierto modo, es que cuando vuelas no estás en control. No eres quien va a hacer que aterrice el avión. Cuando conduces, tienes mucho más control, pero toda la responsabilidad es tuya.”

Y no es rubia de bote:
“Nunca me teñí el pelo. De hecho me encantaría teñirme de negro, bueno, no negro del todo, pero castaño oscuro, un día, para cambiar. Pero me han dicho que no volverá. Creo que existe el estereotipo de la rubia tonta, pero la gente que se lo cree es una pena. Ojalá la gente mirase a las personas más por su personalidad que por su aspecto.”

Fuente: Parade.