Entrevista a Naveen Andrews

Entrevista a Naveen Andrews

0
Compartir

Fuiste el primer actor de origen indio en aparecer en una serie de público mayoritario. ¿Fue difícil conseguir el papel?
Siendo sincero, he tenido mucha suerte, y la suerte no tiene nada que ver con ser inglés o hindú o de piel oscura, blanca o azul. En cualquier profesión es difícil encontrar buenos trabajos, y yo he tenido suerte de tener trabajo consistente durante seis años en Lost. No le busco mucho significado, ya que no me resulta útil.

Pero ha habido una moda en los últimos años, de actores de origen indio entre los protagonistas de las series mejor valoradas de Estados Unidos. ¿Cómo crees que comenzó?
Creo que las cosas están avanzando en EEUU. Esperemos que los estudios reconozcan la existencia de los indios… y que saben actuar. Normalmente, si eres de esta raza, se te encasilla en ciertos papeles, como el taxista o el cerebrito.

¿Ha sido duro romper con eso?
Me han ofrecido muchos papeles así, pero para mí no eran aceptables. Las cosas ya eran bastante duras como para empeorarlas dejando que me estereotiparan. He intentado evitar las caricaturas. Pero sí, también depende de cómo interpretes a esos personajes. En la escuela de teatro interpreté a un enano, a un Rey Lear de 60 años, y todo tipo de personajes. Mientras no te ofrezcan papeles ofensivos, puedes jugar con lo que tienes. Y de momento nadie me ha ofrecido papeles de fundamendalistas.

¿Siguen ofreciéndote papeles sin sentido añadidos a películas o series por pura cuestión de “diversidad”?
Si me ofrecen algo, tiene que estar bien escrito. No puede ser un montón de tonterías. Me gusta pensar que tengo algo de integridad en mi trabajo. Así que aunque me ofrezcan un papel de jardinero, si el papel tiene algo de verdad, lo haré.

En Lost, te dieron un papel de soldado iraqí en un momento en el que las relaciones entre EEUU e Iraq estaban rotas. ¿Cómo hiciste para interpretar tu papel en aquella época?
La administración de Bush estaba ejerciendo influencia en aquellos tiempos y la mayoría de cadenas tenía que obedecer. Tuvimos una suerte increíble en la primera temporada al poder operar independientemente de lo que estaba pasando. Éramos muy conscientes de nuestra responsabilidad con el mundo árabe por entonces, en el sentido de poner a tal personaje en horario de máxima audiencia. Queríamos presentar al personaje como un ser humano real, ni negro, ni blanco, sino complejo. Y creo que lo logramos. Varias organizaciones nos felicitaron por nuestra interpretación.

Ahora que Lost llega a su fin, ¿cuál es tu estado mental?
Sinceramente, estoy bastante aliviado. La serie ha sido muy dura y exigente. Fue razonablemente fresca e impredecible en cuanto a los guiones, pero fue duro vivir el mismo personaje durante seis años.

¿Cómo cambiará la vida después de Lost?
Personalmente, no pienso en esos términos. [Risas] Mi vida no tiene nada que ver con mi profesión. Casarse o tener hijos cambia tu vida, estar en una serie de televisión no. Mi vida seguirá igual.

¿Sabes cómo termina? ¿Es frustrante no saberlo?
No, no tengo ni idea de cómo acabará. Y sí, era frustrante las primeras temporadas. Pero después te acostumbras y deja de importarte.

¿Cómo debería acabar la serie?
Creo que por el bien de la audiencia y el mío, me encantaría verla resuelta de una manera profunda. Están conduciéndonos a una conclusión, así que no debería ser nada menos que brillante, o el público quedará muy decepcionado.

¿Cuál sería el fin perfecto para la historia de Sayid?
Lo mejor de la personalidad de Sayid es que alguien que ha tenido un pasado tan oscuro sea capaz de tener tanta sensibilidad y pasión. Así que no creo que importe que viva o muera, mientras tenga algún tipo de redención espiritual.

A lo largo de la serie, ¿qué te sorprendió más sobre el desarrollo de Sayid?
Es una pregunta difícil. Creo que, las dos primeras temporadas, los guionistas me sorprendían constantemente. Pero después de eso he podido cuestionar sus pasos. Pero desde luego que los flashbacks me han dado curiosidad.

¿Te da miedo volar ahora?
[Risas] No mucho. No me preocupa la muerte. Nunca tuve miedo a volar cuando era niño. Cuando te llega la hora, te llega, ¿sabes? No me importa.

¿Cómo te las arreglarías si naufragaras en una isla?
[Se ríe entre dientes] ¡Si eso pasara no duraría más de una semana! No me parezco en nada a Sayid. No podría con todo como él.

¿Qué es lo próximo?
Ahora me voy a tomar un descaso. He trabajado razonablemente duro por un periodo bastante largo. Seis años de tu vida es mucho tiempo. [Ríe] Como dije, será un alivio.

¿Alguna vez harás una película de Bollywood?
[Ríe] ¡Nunca lo descartaría! Lo pasé muy bien haciendo Bride and Prejudice, de Gurinder Chadha. No era una película de Bollywood propiamente dicha, ya que no se bailaba ni se cantaba, pero sí que trabajé con Aishwarya Rai.

De hecho, había una canción en la película e incluso sacudías una pierna. ¿Deseando hacerlo de nuevo?
[Risas] ¡Oh sí! ¿Por qué no? Sabes, cuando crecí en Inglaterra, era muy ignorante. No era consciente del poder de las películas indias. Tuve una pequeña muestra de eso en Bride and Prejudice. [Ríe] Saroj Khan y su equipo tuvieron que trabajar muy duro para hacerme bailar. Me gusta que haya tanta fuerza vital en las películas de Bollywood. Tienen muy poco que ver con el intelecto, pero todavía son rock ‘n’ roll. Tienen una sensación genial, y por eso les gustan a la gente.

¿Admiras a alguien en la industria cinematográfica india?
Me atrae Satyajit Ray, pero ése es un cine completamente diferente, ¿no? Me gusta cualquier cosa en la que salga Govinda. Es un genio, ¡lo digo totalmente en serio! La primera vez que le vi, me quedé completamente electrizado. El único artista occidental que tiene ese tipo de energía es Iggy Pop.

¿Te atrae alguna actriz india?
[Risas] No llegaría a decir tanto, pero me gustó Aishwarya Rai. Pero me atraen más las bellezas de los ’60s, como Nargis.

Los actores indios están intentando conquistar Hollywood. ¿Piensas que funcionará?
¿Por qué no? La gente está abierta a las culturas hoy en día. Mírame… hasta hace seis meses, ni siquiera sabía enviar un email, pero ahora sé. [Ríe] Si un idiota como yo puede arreglárselas con el cambio, estoy seguro de que las cosas se dirigen a una época en la que la gente pueda trabajar más allá de las fronteras.

Fuente: HindustanTimes.