Entrevista con Kevin Durand (Keamy)

Entrevista con Kevin Durand (Keamy)

0
Compartir

Nacido en Tunder Bay, Ontario, este actor canadiense ha llegado lejos con su exitosa carrera de cine y televisión. No solo se le conoce como Keamy, el malvado mercenario de la cuarta temporada de Lost, sino que también apareció recientemente en las películas “Legion”, ““X-Men Origins: Wolverine,” “3:10 to Yuma” y “Smokin’ Aces.”

A pesar de que Keamy tuvo una truculenta muerte en la finale de la 4ª temporada (volando de paso el carguero anclado cerca de la isla), el personaje volvió a aparecer en “Sundown” como un gángster que “hace muy bien los huevos.” Durand vuelve a aparecer en “The Package”.

¡Hey, Kevin! ¡Gracias por darnos unos minutos para hablar!

¿Dónde estás? ¿Toronto? ¿Vancouver?

¡Toronto!

¡Toronto! Viví allí cuatro o cinco años. Es donde empecé a trabajar, en el teatro. El primer lugar donde actué fue un sitio en Ontario, donde hacía un espectáculo. Interpretaba a Pinocho los martes y jueves y a Aladdin los miércoles, jueves y viernes. Ése fue mi primer papel como profesional en Toronto. Viví en muchas zonas. La mayoría eran apartamentos diminutos, muy fríos, y llenos de cucarachas. Me encanta la ciudad.

Desde tu primera aparición en Lost en “The Constant” en 2008, Keamy probablemente haya sido el personaje más malvado de la serie. ¿Te enorgulleces de tal logro?

Bueno, desde mi punto de vista, no le veía tan malvado… sólo porque interpretaba con un subtexto que nadie más conocía, que era que Widmore había amenazado matar a mi familia entera si yo no acababa con todos los de la isla. Cuando vi la interpretación, entendí perfectamente por qué la gente lo ve como un super-villano, y supongo que estoy orgulloso de cualquier reacción de los fans de Lost. Fue algo diferente a lo que esperaba, pero estoy contento de provocarla.

¿Te inventaste tu historia, o fue algo que te dieron los productores, Damon Lindelof y Carlton Cuse?

Fui yo. Si interpretas las cosas de forma demasiado clara, se puede volver muy obvio, o un poco aburrido, así que es interesante tener subtexto, funciona, añadía una pauta a lo que hacía Keamy.

Es cierto, había algo de misterio con el personaje, en vez de ser el típico mercenario.

Exacto, sí, lo cual estaba bastante bien, le dio la oportunidad de volver. Fue genial. Al principio, nada parecía indicar que fuera a convertirme en el Darth Vader de la cuarta temporada, nada lo decía. Pensé que iba a hacer uno o dos episodios. Resultó ser una experiencia magnífica. Fue muy bueno.

Es genial que los productores de Lost hayan estado abiertos al talento de las estrellas invitadas… como Michael Emerson, que llegó a la serie en circunstancias similares, una simple aparición, y después acabó siendo un personaje mucho más amplio.

Sí, ¿y acaso no es buenísimo?

Es impresionante. ¿Te sorprendió cuando descubriste que Keamy iba a volver en este mundo de los flash-sideways?

De hecho más o menos esperaba la llamada, porque creo que tuve un gran impacto en la cuarta temporada, y me sorprendió que no me llamaran en la quinta. Pero volver de la forma que lo hizo fue genial. No fue tanto una sorpresa sino una grata conversación que tuve con Carlton Cuse. Estaba entusiasmado de volver a la isla y jugar con ellos, ¡fastidiarles un poco más!

Casi parece una especie de vuelta de honor.

Me sentí como si quisieran darme mi última reverencia, una oportunidad que es un honor tener en esta serie increíble. Vuelta de honor. Reverencia final. ¡Más o menos lo mismo!

¿Cuál fue tu reacción cuando viste el guión?

Pensé que era magnífico. Me pareció genial dejar el mugriento vestuario militar y ponerme un buen traje de Hugo Boss y explorar a Keamy en esta otra dimensión. Me sorprendió gratamente.

He leído que antes de aparecer en la serie, no la habías visto, y que querías mantener la distancia. Cuando acabaste tu aparición inicial, ¿viste la serie completa?

Bueno, mi prometida y yo empezamos a verla, y después nos llamaron y yo dije, “Bien, tenemos que dejarlo de nuevo.” La cosa es que Keamy, para mí, estaba tan aislado de la gente de la isla, que yo no quería tener ninguna especie de vínculo emocional con nadie. Así que volví a eso. Así que llegamos al final de la segunda temporada. Una vez se emita mi episodio del martes, volveremos a nuestras obsesivas sesiones maratonianas de Lost.

¿Recuerdas alguna experiencia en especial de tu periodo en lost?

De hecho, es gracioso. Estaba sentado con Damon Lindelof entre tomas en el último episodio de la cuarta temporada, y estábamos teniendo una gran conversación, cuando de repente Damon dice, “Sabes, me sorprende mucho que seas un tipo tan agradable, apacible, feliz y que interpretes a un personaje tan duro y despiadado.” Yo dije, “Bueno, ya sabes, sólo soy un chico normal de Thunder Bay.” Y me miró y me dijo, “Y aun así, con toda esta simpatía y todas esas sonrisas, me siento como si me pudieras matar en cualquier momento.” Y eso me pareció graciosísimo. Toda la experiencia fue un lujo para mí.

Fuente.